Aunque nos pueda gustar una buena cerveza, la preferida, del pub preferido… siempre buscamos más. Debe ser por nuestra naturaleza curiosa o, sencillamente, por probar cosas nuevas. Suerte para nosotros los amantes de la cerveza, que versiones “extremas” o, simplemente “distintas”, las hay por montones. Entonces ahora sólo nos falta buscar….

Respecto a las extremas en Chile hacen furor, ya que por nuestra mentalidad (¡o pasado pisquero!), tendemos a “evaluar” una cerveza por su grado alcohólico. Esto es sencillo; a mayor grado alcohólico, mejor la cerveza: ¡¡CRASO ERROR!! He probado cervezas bajo 4% de A.B.V que son una delicia.

Por suerte ahora, las cervezas “extremas”, además de buscar grado alcohólico, también están buscando altas lupulaciones, como se hizo hace poco en U.S.A. Sólo por mencionar algunas cervezas “distintas”, están las que ocupan almidones distintos a la cebada y aquí caen las cervezas de trigo, centeno, quínoa, etc. También las que utilizan algún vegetal o fruta como adiciones de ají, cocoa, miel, jengibre, chocolate, berries, etc.

Y para seguir con lo “distinto”, también están las cervezas ahumadas o Rauchbier, que se logran con el uso de cebada que ha sido malteada y posteriormente ahumada. Aquí no hay puntos medios; o te gusta o la detestas, ya que su aroma y sabor son tan intensos y peculiares, que no son aceptados o entendidos por todos los paladares, aunque son bastante bien apreciadas en su natal Alemania.

Introducción a la receta

Si pensamos en maridar una cerveza ahumada, probablemente, lo primero que se nos venga a la cabeza, sea maridarlo con algún producto también ahumado como salmón, costillar, jamón, etc., pero hoy vamos a maridar con un Stroganoff de lomo, donde el intenso y contundente sabor de la carne y los champiñones, complementará perfecto con el ahumado de la cerveza. Para esta receta vamos a utilizar una Rauchbier de la cervecería nacional Grobe Gerste, que presenta una atractiva intensidad de ahumado, que nos recuerda a jamón ahumado, muy bien mezclada con un buen balance entre un grato amargor y los sabores dulces propios de las maltas.

Stroganoff de lomo y champiñón

Ingredientes

1 kg de lomo liso

2 cucharadas de aceite

2 cucharadas de mantequilla

1 cebolla

1 chalota

1 bandeja de champiñones

300 ml de cerveza ahumada

1 ½ taza de caldo de carne

500 ml de crema acida

Sal y pimienta fresca

Pasta fresca a elección

Preparación

Cortar la carne en cuadros de unos 2 cm. En una olla grande, calentar el aceite, agregar la carne, sal y saltear hasta dorar. Retirar y reservar la carne, dejando el jugo en la olla.

Agregar la mantequilla, la cebolla, y la chalota y freír hasta transparentar. Agregar los champiñones, saltear 2 minutos y devolver la carne a la olla. En otra olla o sartén, calentar la cerveza hasta que empiece el hervor. Agregar el caldo de carne. Agregar esta mezcla a la olla con la carne, llevar a hervir a fuego lento por 30 minutos. Agregar la crema acida, revolver y dejar por otros 10 minutos. Salpimentar.

Para servir

Servir sobre una pasta fresca al dente y acompañar con una Rauchbier de Grobe Gerste.

Deja un comentario