AC9-77

Ustedes se preguntarán ¿qué hace un sommelier profesional desarrollando la labor de Juez Director del Concurso Copas Cervezas de América? La verdad, también me lo pregunté antes de acept

ar vivir la experiencia, y es que fue un planteamiento realizado por los propietarios y organizadores de la Copa, pero debo confesar que me siento honrado y feliz de haber cumplido dicho rol.

Me parece que lo más importante es considerar que, en esta labor, a pesar de haber un cargo asociado a una responsabilidad que quiere aportar transparencia y seriedad, además de transformarte en el ente fiscalizador dentro del concurso – ya que por algo mis alumnos de la Escuela de Sommelier me llaman “el perro Pizarro” –  somos todos quienes, de alguna forma, participamos y nos involucramos en la Copa, igual de importantes para el desarrollo un concurso, el que fue un éxito en su primera  y segunda versiones. A pesar que siempre hay diferencias, puntos de vista, acuerdos y desacuerdos, responsabilidades compartidas y otras individuales, finalmente es nuestro desafío, el de todos quienes participamos y nos hicimos responsables de hacer una competencia de nivel internacional.

La tarea comienza con la elección de los jueces; tenemos muchos currículos, pero hay que elegir especialistas en todas las áreas que afectan al proceso de producción y parte organoléptica del producto, además, considerando que se impartirán seminarios, buscamos especialistas en los temas de mayor relevancia para la industria local.

Mientras, paralelamente en las oficinas de Alma Cerveza, comienzan con la recepción de las muestras y las fichas de clasificación de los productos.  Continuamos con el etiquetado de las cervezas y su organización en cajas para separarlas por categorías de acuerdo al manual de BJCP, esta tarea es lenta ya que hay que revisar los formularios e ir traspasando – toda la información tal cual la envío cada empresa – a una planilla para registrarlas y saber con cuántas muestras de cada categoría contamos, esto nos servirá en el futuro para armar las líneas de cata y, en base a las categorías participantes, definir cómo distribuiremos los paneles de cata según la cantidad de jueces que disponemos, ya que cada juez puede llegar a catar en promedio hasta 50 cervezas diarias, pero como saben todos,

los paneles catan sub-categorías distintas elegidas aleatoriamente por nosotros.

En esto se produce una complejidad adicional, las muestras llegan hasta el mismo día de la Copa, ya sea porque vienen por distintos medio de distribución: Fedex, Correos de Chile, Aeropuerto, etc. , por lo que debemos modificar las líneas con algunas cervezas más.

Luego de varias reuniones de coordinación entre todos los integrantes del equipo donde todos participamos con ideas, sugerencias, soluciones, sin olvidar a los integrantes de DOUC UC que son nuestro s

oporte en la operación misma de la Copa, nos disponemos a trasladar las cervezas a la sede donde se realizará la Copa; subir y  bajar  cajas toma todo un día. Partimos separando todas las cervezas por categorías y sub-categorías para luego comenzar a cargar los refrigeradores de acuerdo a las líneas de cata definidas en base a la cantidad de jueces disponibles (a los cuales mezclamos teniendo a los más técnicos con los más experimentados en degustación para obtener equipos multidisciplinarios integrales) y, comenzamos a enchufar los refrigeradores paulatinamente de acuerdo a las temperaturas que requiere cada estilo de cerveza para la degustación, puesto que esto no es lo mismo que “me vaya a tomar una cerveza en un bar”, y quedamos casi listos.

En tanto,  juntamos el material de copas, fichas de cata, manuales de BJCP, lápices, agua, pan o galletas y las planillas en sistema donde se guardará la información que emitan los jueces y los computadores donde se irán registrando los puntajes anotados por todos los jueces en 2 equipos.

Nos reunimos con los alumnos de Douc quienes apoyan y  de Escuela de Sommeliers de Chile, quienes realizarán el servicio de cada cerveza en una copa con un código que sale servida desde la zona de Back Office y, que previamente, deben conocerse antes de trabajar para tener los mismos lineamientos y objetivos a cumplir dentro de este servicio.

A su vez nos reunimos con los jueces para conocernos y explicarles cuáles son los objetivos, criterios y dinámica de degustación del concurso el día previo al mismo. Ya estamos todos agotados, pero felices y con baterías de emergencia para nuestro desafío mayor, hacer de esta Copa Cervezas de América un referente en nuestro continente. Sabemos que apuntamos alto, pero en este equipo todos tenemos ganas, energías y sentimos mucho amor hacia lo que hacemos. Ya desde la primera versión fue sorprendente cómo fuimos capaces de entendernos y trabajar en equipo.

Al día siguiente comenzamos tempranito.  Estamos antes de las 7 a.m. en la sede para preparar todo y asegurarnos que las cervezas están a temperatura, que los materiales están en su lugar, que el equipo va llegando, hasta que recibimos a los jueces que toman asiento de acuerdo a la asignación  y… Llegó la hora. Comienza el servicio, se encienden los computadores y la sala está operativa.  ¡Bienvenidos a la Copa Cervezas de América Chile!

Deja un comentario